MY CUPCAKE NOTEBOOK

Cómo hornear un dragón

Anna CarreraComment

¡Hola a todos!

{English Here}

La receta de hoy es completamente diferente a lo que suelo hacer. Es la consecuencia a una promesa que le hice a un niño de seis años (que me ha estado recordando durante meses y meses) y no podía aplazar más. Tenía que hacerle un pastel en forma de dragón. ¡De dragón! Y no cualquier dragón, no, tenía que ser "Desdentao" de la película "Cómo entrenar a tu dragón".

No fue tarea fácil, la verdad. Para empezar, nunca había trabajado con fondant. No soy muy fan, en realidad, aunque reconozco que hay gente capaz de hacer cosas increíbles con esta pasta de azúcar. Lo veo más como un trabajo de modelar que de pastelería. Y yo nunca he sido muy hábil en ese ámbito así que anticipé que no sería fácil de hacer para mí. 

 

Para hacer un "Furia Nocturna" necesitaréis una plancha de bizcocho de 33x19cm (o similar), un poco de buttercream, 375g de fondant negro y un poco de fondant blanco para los detalles. Tendréis que usar algo de colorante alimentario para los detalles también. 

Tras hacer el bizcocho y dejar que se enfríe, se tiene que envolver en papel film y congelar durante, por lo menos, una hora. Esto facilitará que se pueda cortar más tarde sin que se desmigaje. 

Como podéis ver, preparé unas plantillas (1ra foto) para recortar las formas básicas del dragón; la cola, la cabeza y el cuerpo. Una vez hecho, utilizar los trozos sobrantes de bizcocho para darle forma y volumen y cubrir con buttercream para aplanar bultos o imperfecciones y para que se pegue mejor el fondant posteriormente. Yo usé muy poco buttercream, de galletas Oreo, de ésta receta

Para estirar el fondant, primero hay que amasarlo un poco con las manos. Hay que untarse las manos con un poco de aceite de oliva y amasar hasta que esté blando y elástico. Espolvorear una superficie de trabajo limpia con un poco de azúcar glas, así como el rodillo que utilizaremos, y estirar el fondant hasta lograr una capa homogénea de unos milímetros de grosor. No debería ser demasiado grueso pero cuidado no lo hagáis muy fino ya que podría romperse con facilidad al manipularlo.

Una vez forradas ambas partes, las uní con unos palillos para que la cabeza se mantuviera en su sitio. Además, hice una pata con algo de bizcocho sobrante. Los detalles de la cabeza, los cuernos, las alas y las espinas del lomo están hechos con fondant.


Tengo que decir que el pobre Desdentao fue devorado un día después de que se tomaran éstas fotos... ¡Y estaba delicioso!

 

Anna